23 Octubre 2018

“El trabajo en red nos aporta a todas”

“El trabajo en red nos aporta a todas”

Adela Sánchez es economista, profesora universitaria, Project Manager de CEOE-CEPYME en Cantabrias y Directora de la Enterprise Europe Network (EEN) también en Cantabrias. En su visita a Chile valoró el trabajo colaborativo para fortalecer el empoderamiento femenino de las empresarias y emprendedoras.

La CEOE-CEPYME es la confederación nacional de pequeñas y medianas empresas de España y en la comunidad autónoma de Cantabrias participan entre 1200 y 1300 empresas, además de asociaciones empresariales. En tanto la EEN es la mayor red europea empresarial en el orbe, de la cual Eurochile forma parte.

Vino a Chile en el contexto de la ejecución del proyecto Al Invest 5.0. Se reunió con empresarias de la zona central en el taller organizado por Eurochile y después participó en el Encuentro de Red Pyme Mujer en Puerto Varas, evento apoyado por Eurochile, para exponer experiencias europeas de asociatividad, redes internacionales y empoderamiento femenino.

Después de su agenda en nuestro país, Eurochile conversó con la profesional:

¿Cómo fue tu experiencia en la semana que estuviste en Chile?

La semana de trabajo en Chile fue muy productiva y la acogida fue excepcional. He conocido no solo el trabajo que realizan ambas entidades (Eurochile y Red Pyme Mujer), sino también a muchas empresarias y emprendedoras locales con negocios muy potentes.

El objetivo ahora es comenzar una senda de colaboración y trabajo conjunto entre las tres entidades: la Fundación Empresarial Eurochile, la Red Pyme Mujer y CEOE-CEPYME Cantabria. Queremos conectar nuestras redes y por extensión a nuestras empresarias. De hecho, ya estamos preparando la primera actividad conjunta que consistirá en un networking entre empresarias en ambos continentes. Queremos compartir e intercambiar experiencias, conocer las actividades a las que cada una nos dedicamos. Todavía es pronto para hablar de los proyectos concretos, pero estamos sentando las bases de la futura colaboración.

¿Cuál es la importancia de las redes empresariales en el empoderamiento?

Es fundamental participar en las redes porque es la forma de conocer a las pares, de apoyarse mutuamente, de tener acceso a otros contactos, de visibilizar el trabajo de las mujeres, ya sean empresarias, emprendedoras, directivas o profesionales y que llevan proyectos muy potentes. El estar en una red te permite acceso a información clave. También se comparte las mismas problemáticas y necesidades, por lo tanto, se puede debatir entre todas posibles soluciones. El trabajo en red nos aporta a todas y es cada día más necesario en un mundo tan globalizado como el actual. En definitiva, nos dan poder.

¿Hace cuánto tiempo trabajas en empoderamiento femenino?

Muchos años porque soy defensora y promotora del empoderamiento femenino. Desde CEO CEPYME estamos apostando muy fuerte por la igualdad de oportunidades, del empoderamiento de las mujeres, la importancia de visibilizar el trabajo femenino. También en mi faceta de profesora de la universidad de Cantabria imparto una asignatura de equidad y políticas de género. He participado de manera formal e informal también de asociaciones hace unos 15 años en estas temáticas.

¿Cuáles han sido las principales políticas en torno al empoderamiento femenino y a la igualdad de oportunidades?

En la confederación empresarial estamos desarrollando un programa de madrinazgo para fomentar la visibilidad de nuestras mujeres empresarias. Hemos conseguido participar en un proyecto empresarial que es el Promociona Mujer para apoyar a mujeres que están en puestos directivos, pero que puedan ascender y avanzar en su carrera profesional. Es un proyecto que da formación y también mentoring para las directivas.

Además del programa Madrinazgo y Promociona Mujer de CEOE Cepyme ¿hay otras acciones que están desarrollando en favor del empoderamiento de la mujer?

Creo que es muy importante la labor del día a día de concienciación del tejido empresarial, sobre la importancia de apostar por el talento femenino y la diversidad, como herramientas que mejoran la competitividad de la propia empresa.

Igualmente, se está insistiendo en la importancia de que nuestras empresas cuenten con planes de igualdad, lo cual sigue siendo una asignatura pendiente. En España, solo son obligatorios para empresas con más de 250 trabajadores, lo que en nuestra Comunidad Autónoma implica hablar del 0.13% de nuestro tejido empresarial. Por eso, estamos animando a nuestras empresas, a todas, a que pongan en marcha planes o al menos medidas que promuevan la igualdad.

Hemos organizado encuentros entre empresarias, reuniones de networking para compartir experiencias, problemas comunes y que faciliten el conocimiento entre nosotras mismas y nuestras empresas.

También es muy importante la formación en temas relacionados con la igualdad, quizás es una de las herramientas para el cambio más poderosas. Aquí, la pena es que participamos mayoritariamente las mujeres, cuando debería ser todo lo contrario.

¿Hay experiencias en esta materia de otros países de la UE que destaques?

En general, los países del norte de Europa, están mucho más avanzados que nosotros. Islandia, Noruega, Dinamarca o Suecia son siempre los mejores situados, con multitud de medidas, que han comenzado hace muchos años.

En todos, creo que ha sido muy importante la concienciación y el apoyo de su ciudadanía, la implantación de medidas como la ampliación de los periodos de bajas maternales/paternales o el establecimiento de cuotas en las empresas y en la política. En todos estos países, se ha hecho mucho hincapié en la necesidad de la formación y la concienciación en la igualdad de género desde los primeros años de escolarización del alumnado.

¿Qué diagnóstico tienes de Chile en la materia?

La realidad de las mujeres de Chile y España es muy parecida en muchos casos. No obstante, en Chile el porcentaje de las mujeres que estudian en educación superior no se traslada al mundo laboral. En España el 52% de las mujeres se forman en carreras universitarias y se trasladan al mundo laboral. Eso es automático. Hoy en día pocas mujeres abandonan el trabajo porque se ha casado y ha tenido hijos. Hay mayor conciencia de la importancia de la corresponsabilidad.

¿Encontraste alguna experiencia novedosa en Chile con respecto a tema género?

Creo que todos estamos haciendo básicamente lo mismo, la diferencia son los tiempos. No hay recetas mágicas, es un proceso largo de cambio de conciencias, que lamentablemente lleva su ritmo, pero que conseguiremos. Un paso importante en todos los países, es la concienciación creciente de las sociedades sobre la importancia y la necesidad de la igualdad de género. Las redes sociales, creo que también están contribuyendo a ello de una manera más rápida y global en la actualidad.

A tu juicio ¿qué retos en este tema son prioritarios para 2019?

Me permito hacer hincapié en cuatro aspectos que considero cruciales, en mi opinión:

  • La visibilización de los modelos femeninos: nos faltan referentes femeninos en todos los ámbitos de la vida económica, política, académica, etc. Se deben visibilizar a las mujeres empresarias y a sus empresas, para que además sean referentes para otras mujeres.
  • La asociatividad: mejorar nuestra capacidad para tejer redes y asociarnos.
  • Ser capaces de ir por delante, de poner en marcha acciones a priori, trabajar en el posicionamiento de la mujer, dejar de automarginarnos y autolimitarnos. Empezar a practicar el empoderamiento.
  • Las siguientes generaciones deben implicarse activamente en el diseño de un mundo más igualitario para las mujeres. Además es necesaria la implicación de todos, tanto hombres como mujeres.