22 Diciembre 2017

“Con AL-Invest nos dimos cuenta de que está la oportunidad de trabajar en red”

Franco Oppici, Gerente de Operaciones de la empresa manufacturera Oppici, se refiere al impacto que el proyecto tuvo para la empresa, la cual quiere comenzar el proceso para obtener el sello CE.

 

Con poco más de ocho décadas en el mercado, la empresa Oppici se ha convertido en un referente en materia de equipos clínicos y gastronómicos en Chile. Creadores del primer equipo autoclave nacional en 1963, Oppici hoy da cuenta de casi el 50% de ese mercado en Chile.

El afán innovador de esta empresa la llevó a acercarse al proyecto “AL-Invest 5.0 - Cross Clustering: una estrategia de desarrollo para las Mipymes del sector metalmecánico y metalúrgico de Chile y Argentina”, iniciativa en la que participó activamente en las ruedas de negocios virtuales con empresas italianas y argentinas.

“Con las empresas que contactamos, intercambiamos información técnica, planteamos nuestra inquietud respecto de la industria 4.0 y de cómo lo están viviendo ellos. Entendimos que en Italia también están viviendo procesos similares, quizás con otra envergadura, pero también dándose cuenta de que viene un cambio fuerte a propósito de la industria 4.0”, sostiene Franco Oppici, Gerente de Operaciones de la empresa.

La compañía hoy quiere iniciar el proceso para obtener la marca CE (“Conformidad Europea”) para sus productos, sello que certifica que los productos cumplen con los requisitos legales y técnicos en materia de seguridad de la Unión Europea. La razón, dice Oppici, es poder llegar más fácilmente a los mercados en Latinoamérica que siempre exigen esa certificación. “Hoy Oppici está presente mediante distribuidores en países como Perú, Colombia, Panamá, Bolivia, Paraguay, Ecuador, Honduras, Costa Rica y El Salvador. Pero en 2018 queremos potenciar más nuestras exportaciones”, señala el ejecutivo. Y para eso consideran prioritario obtener el sello CE.

A través de Eurochile y la agencia PROMOS de la Cámara de Comercio de Milán, representantes de la empresa pudieron contactar con agencias en España e Italia que les proveyeron información clave para iniciar este proceso.

“En España e Italia nos reunimos con organismos notificados para autoclaves y equipos médicos. Ellos nos aclararon el camino a seguir. Aunque uno crea que es relativamente sencillo, es muy complicado poder identificar la ruta a seguir para obtener la certificación. Ahora tenemos claro cuáles son las normas que tenemos para certificar y cuáles son los procesos”, explica Oppici.

- ¿Quieren llegar al mercado europeo?

"Eventualmente sí. Es un mercado complicado considerando que los equipos que nosotros vendemos – en el área clínica- compiten justamente con equipos europeos. Pero sí lo vemos como una segunda derivada. Nuestra prioridad es obtener las certificaciones correspondientes para llegar a nuestros mercados prioritarios en la región y en una segunda derivada llegar a los mercados africanos y europeos. Africa es un potencial mercado que está muy atrasado y cuyo proveedor natural es Europa o Estados Unidos, entonces nosotros podríamos ser una alternativa más económica".

- ¿Qué beneficios tuvo para su empresa la participación en el proyecto AL-Invest?

"Con el proyecto nos dimos cuenta de que está la oportunidad de trabajar en red, de conocer otras experiencias y de que hay más empresas que están pasando por procesos similares y eso lo vemos como bastante prometedor. Nos interesa seguir siendo parte de la red que se ha conformado a través de AL-Invest. Nuestra empresa tiene vínculos con empresas que fabrican productos en Italia y otros países de Europa, entonces también hay un potencial de prospección en el futuro para nuevos negocios".

Empresa familiar

Fundada en 1935 por Ercole Oppici, un joven ingeniero que inmigró desde Italia, la empresa – que hoy emplea a unas 90 personas en su planta de Santiago- ha sabido mantenerse vigente en el mercado con tres generaciones haciéndose cargo del negocio.

“Creo que la gran virtud en esta empresa familiar ha sido la capacidad de liderazgo de mi padre que pudo hacer inteligentemente el traslape entre la primera, segunda y tercera generación”, dice Franco Oppici. “Su visión es que la empresa perdure en el tiempo y para eso los integrantes de la familia que trabajamos en la empresa debemos ser profesionales, mantenernos actualizados y preocuparnos de innovar”, sostiene.

“Aparte el tema de la calidad es fundamental. Como la empresa lleva nuestro apellido no nos quedamos tranquilos sólo con la venta. El servicio post venta es primordial”, remata.

Acerca del Programa AL-Invest 5.0

“Al Invest 5.0 - Cross Clustering: una estrategia de desarrollo para las micro, pequeñas y medianas empresas del sector metalmecánico y metalúrgico de Chile y Argentina” es un proyecto que se enmarca en el Programa “Al Invest 5.0: un crecimiento integrador para la cohesión social en América Latina”, financiado por la Comisión Europea, y liderado por la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz, Bolivia.

El objetivo del programa es contribuir a la reducción de la pobreza en América Latina, mediante la mejora de la productividad y el fomento de la sustentabilidad de las micro, pequeñas y medianas empresas; además de apoyar el desarrollo de capacidades empresariales y asociativas de las Mipymes en América Latina a través de los procesos de integración interregional y la inclusión social.