Noticias / Desarrollo regional

Convention Bureau Región de Coquimbo: Eurochile inicia trabajo con experto europeo para incorporar la economía circular al turismo de negocios

José Ignacio de las Cuevas, director del Centro de Excelencia en Innovación Turística de Eurecat, iniciará hoy el trabajo para ejecutar dos talleres en la Región de Coquimbo y visitas técnicas para ayudar a las empresas que participan en el Convention Bureau Regional, impulsado por Fundación Eurochile y la Cámara de Turismo de la Región de Coquimbo, a avanzar hacia la economía circular en sus negocios. “El asociarse con objetivos comunes, con problemas comunes, con oportunidades y con ideas, es cuando realmente se crea la fuerza, esa masa crítica”, afirma.

Publicado el 03/09/2019

La economía circular avanza a pasos acelerados en distintos aspectos, y también en el turismo. Ayudar a avanzar en esa dirección es uno de los objetivos que se ha puesto Fundación Empresarial Eurochile en el proyecto FIC -R “Convention Bureau como Motor Turístico Regional”, ejecutado por la Fundación en asociación con la Cámara de Turismo Región de Coquimbo y financiado por Gobierno Regional de Coquimbo, con el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC-R) y Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR).

Para impulsar este desarrollo, desde hoy se encuentra en la zona José Ignacio de las Cuevas, director del Centro de Excelencia en Innovación Turística de Eurecat (Centro Tecnológico de Cataluña), con experiencia en asesorías en más de 55 países de los cinco continentes, para realizar dos talleres y visitas técnicas organizadas por Eurochile para los participantes del Convention Bureau Regional.

A su juicio, si bien en turismo la incorporación de la economía circular en el turismo es aún incipiente, en el mundo esta liderada principalmente por países de Europa y Asia, pero “una vez que todas estas nuevas prácticas que tienen que ver con la sustentabilidad empiecen a generar resultados, va a haber más auge”, afirma.

¿Cómo se lleva específicamente la economía circular al turismo?

Poniéndolo en forma muy simple, es hacer más con menos. Y en lo que se refiere al mundo del turismo, este tiene la capacidad de absorber muchas de las prácticas de la economía circular en sus propias operaciones. Otros sectores de la economía probablemente tendrían mucha más dificultad, pero aspectos como la eficiencia energética, las fuentes de energía renovable, la reutilización de residuos, el desperdicio alimentario… Hay muchas cosas en las que el turismo puede avanzar, un hotel, puede ponerse a trabajar hoy en materia de economía circular, con pequeñas prácticas que incrementarán su productividad. A veces solo cambiar una ampolleta muestra ahorros a fin de mes. No es solo un problema ambiental, muchas veces cuando hablamos de sustentabilidad nos centramos solo en la economía verde, pero es mucho más, tiene impactos sociales además de económicos.

¿Cuál es la ventaja para los empresarios del sector turismo el hacer economía verde?

Los beneficios son muchos, aunque muchos de ellos se desconocen. Se cree que es solo hacer una inversión en paneles solares y en asegurarse que hayan menos consumo de recursos, por ejemplo. Ese es uno de los beneficios que al empresario le reporta al final del mes. Pero hay otros aspectos de imagen, de reputación, de certificación, de normas de legislación que se están poniendo de forma muy seria en los países. Por ello, las ciudades donde hay turismo de negocios se lo han planteado como una cuestión sobre la que hay una presión social.

¿Y cómo afecta esto la demanda?

Por ejemplo, hay empresas grandes que cuando tienen un portafolio de seis destinos para convocar una reunión o un seminario internacional, van a mirar con lupa qué instalaciones hay, qué sistemas de gestión de residuos, que materiales se van a utilizar para armar los stands, qué políticas se adoptarán para emplear a la gente, el tipo de sueldo, condiciones. Es decir, hay un conglomerado de cosas que se tienen realmente muy en cuenta, porque al final es una cosa que está llevando a muchas empresas subirse al tren, porque si no lo haces te vas a quedar desmarcado. Realmente hay más y más tendencia a las convenciones verdes, donde se tienen en cuenta los impactos pero también los procesos, desde el pre desarrollo del evento. Por ejemplo, qué tipo de comidas se va a servir, si se puede acceder por transporte público, si se dan folletos o será paper freee. Hay una serie de cosas que hoy son requisitos y hay muchas empresas que piden que el proveedor las tenga presentes.

¿En qué plazos cree que esto se transforme realmente en una tendencia global?

Yo he visto como se ha expandido la industria desde muchos puntos de vista, y espero que antes de 2030 veamos como se ha expandido a nivel mundial la economía circular, la sostenibilidad, y que realmete no tengamos que hablaerlo porque es algo que está asumido.

¿Por qué es importante que una región como Coquimbo se posiciones en el turismo de negocios y con un foco en la economía circular?

Es una zona que está cerca de Santiago, cualquier destino que quiera posicionarse en el turismo de negocios no tiene que estar muy lejos de un aeropuerto internacional. Ayuda en la desestacionalización, si hay un turismo marcado de sol y playa puede ayudar a que los turistas se repartan durante todo el año, y además el primero dejan un margen reducido de divisas, mientras que el turismo de negocios puede multiplicar por cuatro o por cinco el gasto de los turistas. Ayuda a descentralizar la oferta de turismo, desestacionalizar e incrementar el gasto, entonces. Ser circulares en sus procesos los diferenciará del resto.

Hoy comienza a dictar una serie de talleres para la implementación del concepto de la economía circular en el turismo de negocios en el marco del Convention Bureau de la Región de Coquimbo ¿Cómo se enfrenta este proceso?

Para mi una cosa muy importante, porque no solo he trabajado en turismo sino también en cooperación internacional en países de los cinco continentes, es primero que todo no vender este producto como la gallina de los huevos de oro, no levantar demasiadas espectativas ni apostar de manera ciega. Hay que estudiar bien el producto, pero si es así y están comprometidos, pues hay que creerselo y hay que predicar con el ejemplo, y aunque a veces puede llevar un tiempo de implementación, con ayuda de expertos y fuentes externas se pueden entender los beneficios, las fortalezas y las oportunidades de apostar por este tipo de turismo. Y también promover y contribuir a la innovación, no solo a nivel tecnológico, hay muchos otros tipos, por ejemplo como se gestionan las personas y los procesos.

¿Qué técnicas puede traspasar a las empresas para que las incorporen en su proceso hacia un turismo basado en la economía circular?

Lo que ido haciendo es recopilar una serie de prácticas. No está mal cuando apuntas demasiado alto, eso a algunas empresas les puede ayudar a marcarse un objetivo a cinco años, en un año no voy a poder hacer una gestión de residuos, ahorros energéticos recuperar aguas grises, porque todo eso conlleva tiempo e inversión. Pero a corto y mediano plazo se pueden ver los beneficios. He ido recopilando una serie de consejos, muy sencillos algunos de ellos, otros quizás más avanzados, para quienes quieran aplicar una serie de medidas en sus negocios. No estamos hablando solo de alojamientos, estamos hablando de empresas de catering, de tour operación, de centros de convenciones o salas de reuniones. La naturaleza de las empresas no es homogénea, tengo que buscar un término medio y mi idea es transferir conocimiento para qué vean lo que les puede aportar.

¿Cúal es la importancia de asociarse con este objetivo, que es el trabajo que está haciendo Eurochile con el Convention Bureau?

Eurochile, con más de 26 años de operaciones, creo que es clave. A nivel político, a nivel de sociedad civil está muy bien, pero es esa pieza que son las pymes las que realmente tienen que creerselo y adaptarlo. El asociarse con objetivos comunes, con problemas comunes, con oportunidades y con ideas, es cuando realmente se crea la fuerza, esa masa crítica. Es importante que se entiendan bien, y que haya un liderazgo y una visión, un Convention Bureau Regional. Si pueden realmente profundizar en temas de economía circular es lo que les va a hacer diferentes al resto del país, esa es la oportunidad: el unit selling point. Decir nosotros, en todo el país, tenemos una oferta turítica en la que realmente minimizamos los impactos en el medio ambiente, pero también a nivel social y comunitario.

El impacto no es solo a nivel de turismo entonces, sino que beneficia a otras actividades económicas, una cadena de valor que también se suma a la economía circular

Totalmente, hablar de cambio hoy en día es una obviedad, a no ser que vivas en un lugar muy remoto del mundo estamos sometidos a un cambio incipiente y rápido, y si no te subes vas a estar realmente desmarcado. Los nuevos modelos de negocios profundizan en la reutilización de los recursos, en no apropiarnos tanto de las cosas sino hacer un uso compartido. Eso hace poco no existía, pero hoy es la moda y yo creo que se va a terminar estableciendo como una práctica, porque al final nos daremos cuenta que si no es así no será de ninguna otra manera, tiene que ser de forma circular.

¿Cuáles son las potencialidades de Chile para posicionarse en la economía circular?
Yo creo que tienen muchos alicientes, más de los que creen. En primer lugar, porque a nivel internacional tienen una muy buena imagen, y eso es crucial. No tienen que hacer mucho, porque se ve como un país seguro y la imagen que se proyecta a nivel internacional es de buenos servicios, de calidad, y eso es clave. Hoy los productos que son más perecederos son aquellos que tienen poca calidad. El turista está dispuesto a viajar menos, pero mejor. Tienen un camino por recorrer, pero muy buenas bases, la biodiversidad que tienen, cada vez oigo hablar más de Chile y en la COP25 en Santiago los tiene en los ojos del mundo. Si se posicionan como un destino de calidad, pueden tener un papel líder, si se convencen los actores de toda esta cadena de valor, y si se tiene una buena conexión con los mercados. No hace falta trabajar mucho, sino poner las cosas es una estrategia, una visión, y poner manos a la obra.