Noticias / Business Cooperation

Encuesta Eurochile: un 81% de las pymes tiene un impacto significativo por la crisis del COVID-19, y un 45% cree que no podrá seguir operando ante cuarentena obligatoria

Consulta realizada a 128 empresas de distintos tamaños y sectores que trabajan con la Fundación -fundamentalmente micro, pequeñas y medianas- muestra que un 73% de ellas ha perdido ya más de la mitad de sus ingresos habituales. Entre las principales medidas que solicitan para paliar la crisis se encuentran subsidios para mantener puestos de trabajo, postergar el pago de impuestos y un programa especial de préstamos para empresas.

Publicado el 12/04/2020

En el marco de la crisis causada por la pandemia global del COVID-19, y su impacto en la economía del país, Fundación Empresarial Eurochile realizó una encuesta a 128 empresas de diferentes tamaños y sectores productivos del país para ver cómo han sido afectados por esta crisis, y conocer su opinión respecto de posibles medidas de apoyo ante este escenario.

“Esta encuesta busca conocer la opinión de los empresarios y emprendedores vinculados a Eurochile, respecto a los efectos que ha tenido y tendrá la actual situación de pandemia sobre sus negocios, y también cuáles medidas les parecen más efectivas para la recuperación. Con esta información, Eurochile puede generar conocimiento para quienes toman decisiones, y también puede adaptar su oferta de servicios de apoyo a las pymes nacionales”, explica Francisco Meneses, director de Desarrollo Estratégico de Eurochile.

En su mayoría, las empresas encuestadas son microempresas con menos de 10 trabajadores (52%) y pequeñas empresas que mantienen una planilla de entre 10 y 20 empleados (30%), mientras que un 15% son empresas medianas de hasta 100 empleados. Solo un 3% de los encuestados representa a grandes empresas. De ellas, un 30% corresponde a empresas de turismo, un 19% a servicios, un 17% son empresas de consultoría y educación, y les siguen comercio e industria con un 7% cada uno, entre las principales.

De estas empresas, un 81% afirmó que la crisis causada por el COVID-19 les ha afectado significativamente, lo que da cuenta del impacto de la paralización de numerosas actividades, mientras que un 12% dice que el efecto ha sido moderado. Sólo un 7% de ellas señala que la pandemia les ha afectado poco o nada.

Esto ha afectado con fuerza en sus ingresos y el impacto ha sido de gran magnitud, al punto que un 73% de las empresas consultadas afirma que han perdido más de la mitad de sus ingresos habituales. Adicionalmente, un 19% de estas afirma que la pérdida de ingresos oscila ya entre un 30% y un 50%. Solo un 2% de las empresas consultadas no han tenido impacto alguno en esta materia.

A esto se suma un aumento significativo de sus costos operativos para el 43% de las empresas, principalmente por las medidas de protección y control que han debido implementar para proteger a sus trabajadores del contagio del COVID-19. Para un 27%, este incremento ha sido aún moderado.

Frente a este escenario, solo un 23% de los encuestados piensa que de decretarse una cuarentena obligatoria en el país podrían seguir, principalmente porque se trata de empresas que pueden operar y dar servicios vía remota. En contrapartida, un 45% de las empresas no podrá seguir operando ante una cuarentena obligatoria, cifra que se incrementa hasta un 70% en el caso del sector turismo.

Según explica Francisco Menses, una crisis sanitaria como la que estamos viviendo tiene un enorme impacto negativo sobre la actividad económica porque -a diferencia de otros fenómenos- afecta simultáneamente a la oferta y a la demanda.

“La capacidad productiva -señala- se ve limitada por la cuarentena de los trabajadores y empresarios, y al mismo tiempo se dificulta el acceso de los consumidores a los productos y servicios. Y cómo se contrae la actividad, también caen los ingresos y así se produce un efecto multiplicador a la baja.  Esto es especialmente severo en sectores de servicios, y en particular el rubro turístico, un área en la cual Eurochile ha dado apoyo por muchos años. Adicionalmente, por tratarse de una crisis mundial, este fenómeno también golpea a Chile desde el exterior, al reducirse la demanda por nuestras exportaciones, en especial el cobre”.

Medidas para salir de la crisis

¿Cómo salir de esta crisis? La consulta muestra que la medida más efectiva -a juicio de las pymes- es la de ofrecer un subsidio a la empresa para incentivarla a mantener los puestos de trabajo (59,4%), y le siguen dos medidas relacionadas con crédito: postergar el pago de impuestos (57,8%) y establecer préstamos especiales para empresas (57%).

Otras medidas propuestas por los encuestados son de carácter tributario, como reducir el impuesto a la renta (45,3%) y reducir el IVA (40,6%). Con una aprobación menor aparecen las opciones de apoyar a los trabajadores por medio de permitirles usar sus fondos de cesantía o sus fondos previsionales durante la emergencia, con un 37% y un 34%, respectivamente.

Según explica Meneses, las empresas funcionan -de manera simple- comprando, trabajando, vendiendo. Si no venden, no tienen recursos para trabajar ni para comprar. Si tienen compromisos de pago con proveedores o trabajadores, la falta de ventas por un período simplemente significa el colapso. En general, entre más pequeña es la empresa, menos recursos tiene como ‘capital de trabajo´ y menos acceso a crédito tiene, y por ello más corto es el período que puede estar sin ventas. Por ello, las medidas que alivian esta presión son las más valoradas por las pymes.

“Entre esas medidas de alivio financiero, se valora en primer lugar los subsidios, lo cual es obvio pues se trata de recursos que no se deben reembolsar. A continuación, lo más importante es postergar los pagos. No tanto que le reduzcan las tasas de impuesto (salvo las empresas grandes, que sí lo proponen) sino poder aliviar transitoriamente sus necesidades de flujo de caja, recibiendo nuevos créditos o posponiendo el pago de impuestos. Más abajo, están las medidas que permiten mantener los ingresos de los trabajadores que -si bien son importantes- no son las más urgentes para el empresario”, explica el director de Desarrollo Estratégico de Eurochile.

Severa afectación económica y desafío tecnológico

De acuerdo al análisis de Francisco Menses, la primera conclusión de la encuesta aplicada a las empresas que trabajan con Eurochile es la gravedad económica de la actual coyuntura. Esto porque la encuesta muestra que -en solo un mes- los empresarios se han visto afectados de manera severamente.

“En efecto, 81% dice que esto les ha afectado significativamente y el 73% dice que sus ingresos se redujeron a la mitad o menos. Aunque la mayoría de ellos ve que esta situación se prolongará entre 4 y 12 meses, solamente un 23% afirma que podría mantener su negocio si se decretara una cuarentena masiva. Es decir, el futuro se ve aun más oscuro que el presente”.

Así mismo, al indagar sobre opiniones más cualitativas, muy pocos empresarios mencionaron la necesidad o posibilidad de ampliar su uso de tecnologías digitales para comunicarse, comprar, trabajar y vender, y de este modo reducir el impacto de las cuarentenas. Por ausencia, esto también es una conclusión de la encuesta.

“Se comprueba la brecha tecnológica que todavía existe en el mundo de la empresa, y especialmente en las pymes. Pese a que en Chile hay una gran disponibilidad de equipos computacionales y smartphones, y una cobertura relativamente alta de internet, muy pocas pymes han incorporado estas tecnologías en su negocio. Esa es una línea que debe explorarse, no solamente para enfrentar esta pandemia sino también como un mecanismo de reducción de costos y de acceso a mercados, de manera permanente”, explica Meneses.

Y en el caso del turismo, agrega, “esa brecha ya estaba notándose porque muchos pequeños negocios asociados a atractivos naturales únicos en el mundo, estaba teniendo dificultades para asegurar de manera digital su promoción, reservas, cobros, etc., frente a una potencial demanda mundial caracterizada por jóvenes ultraconectados. Sin duda, la digitalización de las pymes es un desafío que debe abordarse urgentemente”.