09 Noviembre 2017

Lanzamiento de los Polos Territoriales de Desarrollo Estratégico

Eurochile participa como socio tecnológico de uno de los 5 polos territoriales junto a centros de investigación, instituciones públicas y privadas nacionales y extranjeras. El proyecto “Consolidación de una nueva industria de ingredientes funcionales y aditivos especializados en Chile” operará en las regiones del Maule y O’Higgins.

Como un instrumento que sentará las bases para una nueva industria chilena de ingredientes funcionales y aditivos especializados, define el Ministerio de Agricultura a los “Polos Territoriales de Desarrollo Estratégico”, una iniciativa creada por el Minagri a través de la Fundación para la Innovación Agraria, FIA, con financiamiento del Fondo de Inversión Estratégica, FIE, del Ministerio de Economía.

La iniciativa fue lanzada hoy en el Maule, una de las ocho regiones que se verán impactadas por la acción de los polos territoriales. En la planta Tucapel de Retiro, y en presencia de agricultores, investigadores, académicos y representantes de las empresas participantes, el ministro de Agricultura Carlos Furche, relevó el trabajo realizado por FIA para el diseño e implementación de este instrumento. “A través de un extraordinario esfuerzo público-privado, se ha generado un modelo de encadenamiento inédito, que permitirá aprovechar el gran potencial que posee Chile en la provisión de materias primas de origen agrario, agroalimentario y forestal”, destacó.

La convocatoria realizada por FIA, dio origen a 5 polos territoriales, abarcando 8 regiones del país, desde Valparaíso a Los Lagos, y se espera que su funcionamiento impacte a cerca de 10 mil agricultores, en su mayoría provenientes de la agricultura familiar campesina.Los polos son:

• Polo Granos Ancestrales, gestionado por Orafti, abarcando un territorio que va desde la región Metropolitana a la región de La Araucanía. Su producción se basará en quínoa y alforfón, dando origen a un portafolio de productos que incluye harinas, concentrados y mezclas funcionales.

• Polo Cultivos de O’Higgins y El Maule, gestionado por el Centro de Estudios en Alimentos Procesados (CEAP). Su producción se basará en quínoa, maqui, olivo y tomate, dando origen a un portafolio de productos que incluye saponina, antioxidantes, licopeno e hidroxitirosol.

• Polo Legumbres, gestionado por la Pontificia Universidad Católica, abarcando desde la región de Valparaíso a la región del Biobío. Diversas leguminosas darán origen a un portafolio de productos que incluye fibras, proteínas, almidones y germinados.

• Polo Pigmentos Naturales y Antioxidantes, gestionado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), abarcando desde la región de Valparaíso a la región de Los Lagos. Su producción se basará en papas moradas, zanahoria morada, camote y calafate, dando origen a un portafolio de productos que incluye colorantes y antioxidantes.

• Polo Pecuario, gestionado por Ecoterra, abarcando un territorio que va desde la región Metropolitana a la región del Maule. Su producción se basará en leche de cabra y huevo, dando origen a un portafolio de productos que incluye péptidos y caseínas, entre otros.

Polo territorial en regiones del Maule y O’Higgins

Eurochile participa del Polo Cultivos de O'Higgins y el Maule a través del proyecto “Consolidación de una nueva industria de ingredientes funcionales y aditivos especializados en Chile”, liderado por el Centro de Estudios de Alimentos Procesados (CEAP).

El proyecto tiene como objetivo establecer un polo estratégico orientado al desarrollo de productos de alto valor en la industria de ingredientes funcionales y aditivos especializados en dichas regiones a partir de materia prima agraria de base local. Se espera así fomentar modelos virtuosos de encadenamiento productivo con énfasis en la pequeña y mediana agricultura.

El mercado de los alimentos funcionales – aquellos que además de su aporte nutricional entregan beneficios para la salud – hoy está en pleno auge a nivel internacional y es una gran oportunidad para las regiones de O´Higgins y del Maule que tienen una vocación productiva eminentemente agraria, pero tienen un bajo nivel de competitividad territorial.

El polo – que reúne a unas 40 instituciones del sector público, privado, centros de investigación y asociaciones de productores tanto chilenas como extranjeras - se traducirá en una entidad que gestionará el conocimiento generado en el marco de la misma y que articulará las acciones de las entidades participantes con su entorno. Esto se realizará a nivel productivo, tecnológico, comercial, estratégico y político, usando recursos propios del polo y apalancando otros desde otras fuentes de financiamiento, públicas y privadas, para ampliar su accionar y hacerla sustentable.